Cómo cultivar ajos

By agosto 10, 2022enero 3rd, 2023Educación, Jardinería de otoño

SUELO

Al ajo le gusta el pleno sol y un suelo bien drenado. El ajo es bastante tolerante en cuanto a tipos y texturas de suelo, pero sin duda aprecia los suelos arcillo-arenosos que son friables (se desmenuzan fácilmente con la mano) y tienen un alto contenido orgánico. Funciona mejor cuando el pH está entre 6,2 y 6,8. El jardín o el campo deben drenar con facilidad; el agua estancada no sirve, ya que los bulbos podrían pudrirse en el suelo. Para aumentar la fertilidad del suelo, añada materia orgánica, como estiércol bien compostado. También puedes utilizar el acolchado verde, que consiste en plantar cultivos de cobertura como el trébol o el trigo sarraceno y luego labrarlos.

PREPARACIÓN

Si tienes una parcela pequeña, remueve con una pala los 15 a 20 cm superiores. A las raíces del ajo les gusta profundizar, por lo que un suelo bien cultivado es de gran ayuda. Mezcle en esta fase la materia orgánica y el estiércol. Tras el laboreo profundo, una última pasada con un cultivador que pulverice los centímetros superiores del suelo ayuda a plantar.

preguntas más frecuentes

¿Cuándo plantar? El otoño es lo mejor. Recuerda que el ajo es un bulbo (como los tulipanes y los narcisos). Plantar de 4 a 6 semanas antes de que se produzcan heladas importantes en el suelo. En las High Plains, nos gusta ponernos en marcha a mediados de septiembre, ya que aquí no es raro que nieve a finales de septiembre. La idea es plantar los clavos de olor en un clima cálido para que germinen y se formen las raíces. Es una buena señal cuando aparecen brotes verdes por encima del suelo a finales de otoño. No se preocupe. Las puntas pueden sufrir un poco de quemaduras invernales, pero toleran los cero grados y las temperaturas inferiores.

¿Cuándo se “cascan” las bombillas? Como obviamente no se planta el bulbo entero, hay que partir (partir) la envoltura y separar los dientes individuales. Lo mejor es no hacerlo más de 48 horas antes de la siembra, o empezarán a secarse y perderán viabilidad.

¿A qué profundidad plantar? Las puntas deben estar a unos 5 cm por debajo de la superficie del suelo. Para el ajo de elefante (búfalo), que sea de 3 a 4 pulgadas. Asegúrese de plantar con el lado puntiagudo hacia arriba/placa basal (raíz) hacia abajo.

¿Cómo plantar? En climas secos nos parece que funciona mejor dejar que se sequen los pocos centímetros superiores y luego traer el cultivador. Entonces puedes clavar literalmente los clavos en la tierra con la mano y la tierra los va cubriendo a medida que retiras los dedos. Si la tierra es más pesada y/o húmeda, se puede hacer un agujero en el suelo con el palo de una escoba y dejar caer los clavos en el agujero, cubriendo todo el lote con un rastrillo al final. Esto funciona mejor si riegas la tierra varias horas antes de plantar para que esté húmeda pero no embarrada.

¿A qué distancia se plantan? Nuestra experiencia nos dice que más cerca es mejor. Pero los clavos deben tener espacio suficiente para crecer y convertirse en bulbos grandes (al menos de 10 a 15 cm para los de cuello duro y de 15 a 20 cm para los elefantes). La plantación cercana ayuda a controlar las malas hierbas una vez que las plantas crecen en primavera, ya que las hojas bloquean el sol a las malas hierbas que brotan más tarde. Si plantas en hileras, asegúrate de dejar suficiente espacio (24-30 pulgadas) entre ellas para poder entrar a desherbar la próxima primavera. En 24 pulgadas de ancho por 21 de largo cabrían aproximadamente 20 clavos. Tendrían una separación de 15 cm en sentido transversal y las hileras tendrían una separación de 15 cm.

MULCHING

Este es un elemento clave para el éxito real del ajo. El mantillo sirve para muchas cosas, y una de las más importantes es regular los cambios bruscos de temperatura y humedad que se producen en invierno, sobre todo en el oeste. Pero también contribuye en gran medida a controlar las malas hierbas la primavera siguiente. El mantillo puede ser de paja o alfalfa. Los recortes de césped son excelentes. Si tiene hojas picadas, puede utilizarlas. Mojar el mantillo ayuda a compactarlo, por lo que es menos probable que se desprenda. El mantillo debe colocarse inmediatamente después de la plantación (tal vez después de regar bien el suelo). No seas tímido con el mantillo, al menos varios centímetros deben cubrir tu cultivo. Te sorprendería lo duros que son esos brotes cuando se trata de perforar el mantillo. Si el mantillo es muy denso, puede ser una buena idea retirar parte de la sobrecarga en primavera, pero dejando lo suficiente para controlar las malas hierbas.

RIEGO

La mayoría de las veces le gusta la tierra húmeda (no empapada). Es esencial regar regularmente en otoño durante la germinación. En climas secos, también es importante regar en invierno. Siga regando en primavera, cuando se estén formando los máximos brotes verdes. Luego, entre mediados y finales de junio, o cuando los tallos (en los cuellos duros) estén altos, PARE. Durante las últimas cuatro semanas, cuando los bulbos se están acabando y las envolturas se están secando, no es bueno regarlos demasiado. Puede crear un problema de moho u hongos.

COSECHA

¿Cuándo cosechar? Cuando el tercio inferior o la mitad de las hojas se hayan vuelto marrones, pero aún queden hojas verdes en la parte superior de la planta, habrá llegado el momento de cosechar. Siempre puedes probar a cavar una o dos plantas. En las Altas Llanuras, dependiendo del tiempo, la cosecha puede comenzar ya en la primera semana de julio. También hay una diferencia de dos a tres semanas en las fechas de cosecha de las distintas variedades. Para sacar el bulbo de la tierra, no intentes tirar de ellos. El tallo se romperá. Hay que cavar, utilizando una horca o similar para aflojar la tierra. A continuación, puede levantar toda la planta del suelo.

CURADO Y ALMACENAMIENTO

Si quieres conservar el ajo, primero tienes que curarlo. Tras el proceso de curado, se conservan hasta seis meses. La planta entera, con hojas y todo, debe secarse durante unas dos o tres semanas. Cuanto más seco sea el clima, más rápido se curará y menos posibilidades habrá de que aparezca moho. Lo más sencillo es atar un manojo con hilo/alambre y colgarlos en un lugar bien ventilado. No laves las bombillas ni las expongas al agua. También puedes empaquetarlos sueltos en bolsas de malla grandes o en cajas abiertas. Pero deben recibir mucha circulación de aire. Una vez finalizado el curado, corte la parte superior del bulbo unos dos centímetros por encima de éste y recorte las raíces.

El almacenamiento del ajo requiere una temperatura uniforme (50-70 °F parece funcionar) y una humedad relativa media del 50-60%. Asegúrate de que reciban suficiente circulación de aire. La mayoría de los ajos de cuello duro y los elefantes pueden conservarse durante varios meses. Las variedades de cuello blando suelen tener una vida útil algo más larga.