Skip to main content

Descubrir la amistad en el jardín

#4: Conozca a Rosemari, del huerto comunitario Ruby Hill

“Estaba en cuarentena y quería llevar a mi hija a experimentar el aire libre una vez al día. Fui a Google Maps y traté de buscar espacios verdes que estuvieran fuera de los caminos trillados y que no estuvieran abarrotados durante el COVID. Así es como encontré Ruby Hill. Nos enamoramos de él inmediatamente.
Una de las mejores cosas de la jardinería es la conexión con la comunidad. Sin COVID, no habríamos tenido esta oportunidad. No hemos tenido guardería y mi marido y yo trabajamos muchas horas. Dos de mis buenos amigos son maestros jardineros. Preguntar a mi círculo de amigos sobre jardinería ha sido para mí una buena forma de conectar con la gente sobre algo que no sea la pandemia, estar agobiada por el trabajo o el cuidado de los niños.
La jardinería nos ha abierto un espacio para dedicarnos a algo distinto del estrés habitual de la vida cotidiana. Probablemente podría darte los nombres de entre 10 y 15 personas de nuestro huerto, incluso estando distanciado socialmente en el huerto durante toda la temporada. Todo el mundo es increíblemente acogedor. He descubierto que no se puede clasificar a la población de un huerto comunitario. Nuestro jardín está formado por personas de todo tipo y condición. Esperaba ver más estereotipos, pero no he experimentado eso en absoluto. El único estereotipo que se cumplió en mi huerto comunitario es que la gente es extremadamente amable, simpática y se alegra de verte. Se nota cuando la gente sabe realmente lo que hace, y esas personas suelen ser muy amables y fantásticas. Una mujer que conocimos le dio a mi hija una maceta que había cultivado por semillas en su casa para que la replantara y le dijo: “¡Ve y planta esto en tu jardín! De todas formas vamos a ser amigas al final de la temporada, ¡así que mejor empezar ahora!”.
En una época en la que todos estamos muy aislados, tener esa bienvenida automática fue tan conmovedor y poderoso, quizás ahora más que nunca. No he conocido a ningún amigo nuevo durante COVID más que en el jardín. De ninguna manera podríamos haber predicho la pandemia, la crisis económica, el levantamiento de los derechos civiles, nada de eso. Nos encantaría volver a estar en Ruby Hill el año que viene. Nos gusta tanto el ambiente que no nos importa desviarnos de nuestro camino para llegar allí. Estamos estableciendo amistades allí. Nos encantaría compartir nuestra parcela con alguien la próxima temporada”.

Más caras de DUG

Los rostros de DUG
junio 22, 2020

La jardinería de toda la vida

"Vengo de África. Me gusta mucho la jardinería porque mis padres eran agricultores en mi país natal y tenían una gran granja. Me enseñaron a trabajar en el huerto y,…
Los rostros de DUG
septiembre 30, 2021

Descubrir el “porqué” de la jardinería

"Me inicié en la jardinería en el año 2000, cuando sufría una grave depresión clínica. En mi investigación, encontré información sobre dieta y nutrición, pero también sobre jardinería, y me…
Los rostros de DUG
agosto 21, 2020

Inspirar la curiosidad a lo largo de toda la vida a través de la jardinería

"Lo que más me gusta del huerto es ver crecer las verduras. Estamos cultivando tomates, pepinos y en la parte de atrás hay brócoli. También cultivamos rábanos, pimientos y cebollas.…
Los rostros de DUG
enero 11, 2022

Compostar con los niños

A mi abuelo paterno le encantaba el jardín y tenía un talento extraordinario para la jardinería. Podía arrojar semillas a la tierra, y he aquí que crecería, fuera lo que…