Sembrar sus propias semillas puede parecer complicado al principio, pero los beneficios valen la pena para muchos jardineros. El cultivo de semillas no sólo le permitirá cultivar una amplia variedad de plantas que quizás no encuentre en las tiendas, sino que también le permitirá ahorrar dinero. Cultivar sus propias plantas a partir de semillas también garantiza que tendrá la cantidad adecuada de plantas para su jardín, o brinda una gran oportunidad de cultivar más para compartir con sus amigos y vecinos.

Lo que necesitarás

Luz

Algunas semillas necesitan luz para germinar, mientras que otras prefieren la oscuridad total. Su paquete de semillas debe indicarle cuáles son los requisitos de sus semillas. Sin embargo, una vez germinadas, todas las plántulas necesitan luz para convertirse en plantas fuertes y saludables. Las nuevas plántulas prosperan con aproximadamente 16 horas de luz. Lo ideal es que tengas espacio para colgar lámparas fluorescentes o LED desde arriba y un amplio espacio para colocar tus plántulas en bandejas o pisos. Si no tienes luces de cultivo, no dejes que esto te impida cultivar en interior. Seleccione un lugar donde haya luz brillante; lo mejor es una ventana orientada al sur.

Contenedores

Puedes sembrar las semillas en casi cualquier tipo de recipiente, siempre que sea poco profundo. Son adecuadas bandejas, bandejas, ollas, cartones de huevos viejos, cartones de leche cortados o incluso rollos de papel higiénico. Pruebe todo tipo de contenedores para ver cuál funciona mejor para usted. Asegúrate de que estén limpias y tengan buen drenaje en la parte inferior. Haga agujeros en el fondo según sea necesario. Si tus bandejas o macetas son viejas, es una buena idea remojarlas y limpiarlas en una solución de 90% de agua y 10% de lejía para desinfectarlas antes de usarlas. Si está utilizando una maceta de fibra o turba, remoje bien con agua antes de agregar tierra; las macetas de fibra seca extraen la humedad del suelo.

Semillas

Aquí es donde comienza la diversión: puede conseguir semillas de muchas variedades interesantes tanto en línea como en tiendas de jardinería locales. Obtendrá los mejores resultados si obtiene semillas frescas empaquetadas para la próxima temporada de crecimiento. Si guardó semillas que compró el año pasado, asegúrese de probar la tasa de germinación antes de plantar. Querrá ver al menos una tasa de germinación del 70% para garantizar que las semillas sean viables durante la temporada de crecimiento.

Medio de cultivo

Elegir el medio de cultivo adecuado es esencial para el éxito y es importante utilizar una “mezcla sin tierra” diseñada para sembrar semillas. Busque mezclas designadas como mezclas “germinadoras” o “iniciadoras de semillas” que contengan ingredientes como turba, fibra de coco, perlita y/o vermiculita. Evite los productos etiquetados como “tierra para macetas” o “tierra de jardín” para germinar sus semillas. Recomendamos la mezcla inicial de semillas orgánicas Espoma.

Que semillas sembrar

Las semillas que se benefician al cultivarlas en el interior incluyen la familia de las coles (repollo, brócoli, coliflor y col rizada), cebollas, tomates, berenjenas, tomatillos y pimientos.

Puede iniciar otros, pero no es necesario. Los cultivos de estación fría (guisantes, lechuga, espinacas, tubérculos y más) se pueden sembrar directamente en el jardín a partir de abril. Los pepinos, las calabazas y los frijoles se pueden plantar directamente en el jardín desde mediados hasta finales de mayo. Leer los paquetes de semillas le ayudará a determinar qué plantar y cuándo.

Primeros pasos: sembrar sus semillas

Llene sus recipientes hasta ¼ ”desde la parte superior con su mezcla para macetas y nivele la superficie. Asegúrese de regar la tierra y dejar que drene bien antes de sembrar las semillas. Haz un agujero para cada semilla con el dedo o un lápiz. Tenga en cuenta que la mayoría de las semillas deben plantarse dos o tres veces más profundamente que el ancho de la semilla. Si tus semillas son muy finas, cúbrelas con una fina capa de tierra. Luego, coloca tus recipientes con orificios de drenaje en una bandeja poco profunda que te permitirá regarlos desde el fondo para no perturbar las nuevas semillas en germinación.

Tiempo de germinación: esté atento a los niveles de humedad y humedad

Mientras las semillas germinan, deben mantenerse uniformemente húmedas pero no empapadas. Demasiada humedad en la mezcla de tierra hará que las semillas se pudran. Utilice un rociador fino para regar las semillas recién plantadas y las plántulas pequeñas o, si es posible, riegue desde el fondo. Le recomendamos que coloque sus macetas y pisos en bolsas de plástico o use un domo de humedad para mantener la humedad uniforme y al mismo tiempo reducir la frecuencia de riego. Retire el domo de humedad transparente diariamente y sople ligeramente sobre el suelo, reemplazando el domo después de hacer esto. El dióxido de carbono disminuye el tiempo de germinación de las semillas. Verifique diariamente la germinación de las semillas. Tan pronto como hayan surgido las primeras semillas del piso, retire la cúpula de humedad transparente y déjela fuera.

Cuidado de las plántulas

El cuidado que le des a tus plántulas en las semanas posteriores a la germinación es fundamental. Continúe manteniendo la tierra húmeda pero no empapada. Use agua tibia para regar las semillas durante los primeros dos o tres días. Una vez que las plántulas hayan germinado, use agua un poco más caliente que la temperatura ambiente. Continúe regando desde abajo.

Las macetas pequeñas y los pisos se secan rápidamente, así que controle sus niveles de humedad con frecuencia. Para comprobarlo, introduzca un lápiz afilado en la tierra aproximadamente un cuarto de pulgada; Si la tierra húmeda se pega a la punta del lápiz, no es necesario regar. Si sus plántulas crecen en el alféizar de una ventana, gírelas con frecuencia para estimular los tallos rectos. Si está utilizando luces de cultivo, manténgalas directamente encima de las plantas una vez que hayan germinado. Las luces casi deben tocarse a unas 2 o 3 pulgadas por encima de la parte superior de la planta. Levante las luces a medida que las plantas crecen para mantener la distancia adecuada.

Después de que las plántulas hayan estado creciendo durante varias semanas (asumiendo que ambas semillas en cada celda hayan germinado exitosamente), use una tijera pequeña para cortar la plántula más débil lo más cerca posible del suelo. Elija la plántula más corta y robusta para dejarla en cada celda. Si bien esto puede resultar doloroso, las plántulas deben tener suficiente espacio para convertirse en plantas sanas.

Preparación para el jardín: endurecimiento

Después de aproximadamente 6 a 8 semanas, sus plántulas estarán en la etapa adecuada para trasplantar. Las plántulas ideales tendrán un aspecto bajo y robusto, con tallos resistentes y raíces fuertes. Aproximadamente una semana antes de trasplantar las plántulas al aire libre, comience a “endurecerlas”. Este proceso aclimata las plantas suaves y tiernas, que han sido protegidas del viento, las temperaturas frescas y el sol fuerte, a su nuevo entorno.

Al principio, mueva las plantas a un área exterior con sombra y llévelas al interior durante la noche si las temperaturas nocturnas son inferiores a 55 grados. Cada día, sácalos al sol durante unas horas, aumentando el tiempo de exposición al sol cada día. Asegúrate de que también estén protegidos del viento. Mantenlas bien regadas durante este periodo y no las coloques directamente en el suelo si las babosas son un problema. Vigílelos de cerca para detectar daños por insectos, ya que las tiernas plántulas jóvenes son un manjar para los insectos.

Hora de trasplantar

No tengas prisa por poner tus plantas en el jardín. Si no resisten las heladas, asegúrese de que todo peligro de heladas haya pasado antes de colocarlos.

Riegue bien el suelo exterior y las plántulas antes de trasplantar. Esto ayuda a prevenir el shock del trasplante. Es preferible trasplantar en un día nublado para que el sol fuerte no marchite las plántulas. Retire con mucho cuidado la plántula de su recipiente, teniendo cuidado de no arrancar la planta por el tallo.

Cava un hoyo de aproximadamente el doble del tamaño del cepellón y coloca el trasplante en el hoyo de modo que el cepellón quede cubierto por ¼ de pulgada de tierra. Presione la tierra firmemente alrededor de las raíces. Una pequeña depresión alrededor del tallo de la planta ayudará a atrapar la humedad. Riegue inmediatamente después del trasplante y todos los días durante la primera semana. Asegúrese de regar profundamente para que sus plantas no desarrollen raíces superficiales.