Skip to main content

Sembrar la autosuficiencia

#25: Conozca a Jolene, jardinera comunitaria de la Escuela Palmer

“Me mudé a Denver desde Arizona; en Arizona no era muy aficionado a la jardinería, porque el clima es realmente difícil. Me involucré con DUG porque vi los huertos comunitarios en las escuelas primarias, y mi hijo estaba empezando el jardín de infancia en Park Hill. Presenté una solicitud para estar en el huerto, y así fue como me conecté inicialmente: viendo los huertos de la comunidad y leyendo los carteles de los diferentes huertos comunitarios. La verdad es que fue interesante, porque cuando buscaba opciones y colegios a los que enviar a mi hijo, los que me gustaban también solían tener los jardines DUG.

Este año estoy cultivando pepinos limoneros, judías verdes, guisantes, calabaza, remolacha amarilla dorada y judías verdes. También tengo dos tipos de tomates. Uno se llama tomate piña, que es amarillo con un poco de rojo, y el otro no sé cómo se llama, pero es rojo con un poco de morado.

Estoy muy orgulloso porque en los últimos dos o tres años he empezado a cosechar mis propias semillas y a volver a cultivarlas. Este año, todos mis guisantes tirabeques proceden de semillas que recogí el año pasado. Este año también he cultivado caléndulas a partir de semillas, porque el año pasado, con la pandemia, me gasté unos 30 dólares en un piso de caléndulas. Eran simplemente escandalosos. No se podían encontrar en ningún sitio, así que coseché las semillas y cultivé todas las mías, que eran suficientes para mi jardín, al tiempo que regalaba caléndulas a unas 10 personas más.

Empecé guardando semillas de calabaza y pepino porque eran fáciles. Luego, el año pasado, añadí los guisantes tirabeques a partir de semillas. Intenté sembrar semillas de tomates que había cosechado utilizando el método en el que exprimes su jugo en toallas de papel y luego plantas las toallas de papel, pero no funcionó este año. No cuajaron, así que adopté unas tomateras de las que alguien se estaba deshaciendo. ¡Intenté entrenar a las tomateras en cubos para ver si se mantenían más contenidas y no se volvían tan locas!

Con los años, también he aprendido a guardar mis cáscaras de huevo y mis posos de café para añadirlos a la tierra. Conservar tus propias semillas y cultivar tus propios plantones te da mucha fuerza. No tienes que gastar dinero ni comprar nada en otro sitio, puedes generarlo tú mismo año tras año.

En Palmer, he ayudado a mantener a otro jardinero que tiene más de 80 años y muchos problemas de salud. Empecé a llevarle comida y luego encontré un par de ancianos más en mi comunidad a los que llevársela. Uno estaba en mi edificio de apartamentos y el otro era un viejo profesor jubilado de la MSU. Después, empecé a volverme loca porque no me gustaba que se desperdiciara la comida, ¡así que cosechaba todo lo que la gente no quería!

Recojo mucho del huerto de Palmer; hay muchas parcelas escolares que estaban bellamente ajardinadas y plantadas con todo tipo de cosas que volvían año tras año, como ruibarbo, col rizada e incluso espárragos, que crecen como una mala hierba. Como las familias del colegio no venían a llevárselo, empecé a llevarlo al banco de alimentos de Park Hill. Ahora llevo productos allí los lunes y los miércoles durante todo el verano. Fe acuerdo con lo que leo y entiendo, sin duda ha aumentado la necesidad.

He padecido inseguridad alimentaria a lo largo de mi vida, tanto de niña como de madre soltera, pero tenía acceso a recursos como el programa de cupones para alimentos, que te permite comprar semillas o plantas para cultivar un huerto y ser autosuficiente. Creo que tal vez un año utilicé cupones de alimentos para comprar las cosas en Walmart para plantar. Para mí, se trata de la autosuficiencia y de cultivar tus propios alimentos, y de lo que se siente al alimentarse uno mismo y alimentar a los demás con tu esfuerzo. Eso es lo que me motiva mucho.

Creo que a veces es difícil conectar con los vecinos o la gente de la comunidad porque nuestro sentido de comunidad está muy extendido y no sólo donde vivimos. He aprendido mucho de mis compañeros jardineros sobre qué hacer con mi tierra. Empecé a cultivar dalias, que son muy temperamentales y se las comen los escarabajos japoneses. Este es el primer año que utilizo sus tubérculos con las raíces del año pasado para volver a cultivarlos. Es algo que si no hubiera conocido a alguien en el jardín que lo estuviera haciendo, probablemente tampoco lo habría intentado nunca.

A los que acaban de empezar les diría que no se sientan intimidados. Es muy fácil. Cava un hoyo, echa unas semillas en él, échale agua y no te dejes intimidar por empezar por algún sitio. Por ejemplo, en mi jardín de los dos primeros años, siempre plantaba demasiadas cosas, y se llenaba demasiado: todo crecía por encima de los demás. Pero después de cinco o seis años, ahora tengo este pequeño sistema de cuadrícula, y puedes ver claramente dónde está cada cosa y dónde se supone que debe estar. A lo largo de los años se aprenden diferentes técnicas. Yo también animo a la gente a que juegue. Si no crece este año, quédate con él. Inténtalo sabiendo que no puedes fracasar porque en realidad no es un fracaso. Es sólo aprendizaje y la oportunidad de cultivar algo más adelante si no funciona la primera vez.

Creo que uno de los mayores beneficios para mí es el tiempo que paso al aire libre, trabajando duro, ensuciándome: alimenta mi alma y mejora mi estado de ánimo. Me paso cinco o seis horas bajo el sol y el calor, y al final me siento muy feliz por lo que he conseguido. Hay un montón de beneficios para la salud mental de la jardinería y por lo que egoístamente jardín para eso. Al igual que regalar comida, tiene mucho valor intrínseco. Me hace sentir bien saber que estoy alimentando a otras personas; también hay mucho orgullo en ver que has cultivado algo que hace una semana sólo medía un centímetro y ahora tiene comida”.

Más caras de DUG

Los rostros de DUG
agosto 28, 2020

Cultivar y compartir alimentos: un objetivo

"Creo que en muchos sentidos el programa Maestro Jardinero Comunitario era justo lo que necesitaba. Tanto la construcción de jardines como la impartición de cursos me han puesto a prueba…
Los rostros de DUG
noviembre 3, 2021

Reflexiones sobre jardinería y lucha

Soy lituano-estadounidense de primera generación. En Lituania, la cultura está muy orientada a la naturaleza. Mi abuela cultiva casi toda su comida en su casa de campo. Es muy importante…
Los rostros de DUG
febrero 16, 2024

Desarrollando un sentido de uno mismo en el jardín

Conozca a LT, educador, creador inspirado y aprendiz de educación juvenil de DUG.   Recientemente, nuestro Departamento de Educación Juvenil se asoció con Urban Peak, una organización sin fines de…
Los rostros de DUG
agosto 25, 2021

Encontrar tutoría (y más) en la comunidad

"El año pasado,mi novio y yo vivíamos en el barrio del Cole y nunca habíamos cultivado un huerto. Vivíamos en un apartamento sin espacio exterior y estábamos en casa todo…