Skip to main content

Despertar la curiosidad en la comunidad

#31, Conozca a Paula, jardinera de traspatio, viajera del mundo y coordinadora de educación bilingüe para jóvenes

Conozco Denver Urban Gardens (DUG) desde hace muchos años, creo que oí hablar de DUG a través de la página web de
Slow Food
páginas de redes sociales. Así que cuando el puesto de Coordinador de Educación Juvenil Bilingüe que solicité quedó vacante, me pareció un buen lugar para empezar. La educación es lo que me apasiona, y también todas las intersecciones con el cultivo de alimentos, los niños y los jóvenes.

Mi madre era campesina en Colombia cuando era pequeña, pero fueron despojados de sus tierras debido a la guerra civil en Colombia. Así que la agricultura no era algo que hiciera cuando yo era su hija. Ella tenía plantas, pero era más como ornamentales y plantas de interior, y luego mi primer muy primer jardín estaba aquí en Denver, en algún momento alrededor de 2010, cuando empecé a plantar algunas macetas y tenía mi primera planta de tomate. Luego, en 2016, tenía camas en mi patio trasero y cultivaba alimentos unos 10 meses al año.

Cuando profundicé, sentí mucha curiosidad. Leí y leí y leí, e intenté cosas que fracasaron muchas veces. Luego lo volvía a intentar y las cosas salían bien.

El jardín es un lugar donde puedo meditar. Sé que a la gente le gusta levantarse temprano y hacer su propia búsqueda interna y cosas así. Para mí, eso es demasiado inquietante, sentarse ahí y no hacer nada. La jardinería es mi forma de meditación, cuidando las plantas, asimilando su progreso diario. Me gusta preguntar “¿Cómo están? ¿Qué hacen hoy? ¿Qué necesitan? Creo que ese proceso es muy consciente. Eso me ha ayudado mucho a tranquilizarme, sobre todo cuando trabajaba en el sector de la hostelería. Todos los días, a las seis de la mañana, estaba en mi patio trasero. Excavando la tierra.

Cuando empecé con la idea del huerto, mi marido decía que no, porque odiaba quitar las malas hierbas, y creo que eso es algo que tendemos a que hagan los niños. En un momento dado, simplemente sucedió: los jardines son muy acogedores. Con el tiempo, el jardín se convirtió en ese espacio en el que los dos podíamos reunirnos, y creo que en cierto modo nos ha ayudado a crecer. Es un orgullo cultivar algo. La forma en que me lo gané fue cuando veía que algo estaba listo para ser cosechado, y no lo cosechaba; en cambio, lo llamaba para que lo cosechara. Empezó cosechando las zanahorias y las patatas. Le decía: “Oye, ¿quieres comer lechuga?”. Salía fuera y cortaba las lechugas, y le encantaba… la idea de que los huertos pueden devolverte ese poder de ‘sé que he cultivado esto, y puedo meterlo en mi cuerpo, y me siento feliz’.

Todo el mundo tiene que comer. Nos han condicionado a creer que la buena comida es sólo para quienes pueden comprarla. Desafíalo hasta la médula.

Tengo un Máster en Gastronomía, Culturas Alimentarias Mundiales y Movilidad por la
Universidad de Ciencias Gastronómicas
de Pollenzo (Italia), también conocida como Universidad Slow Food.

Lo que estos estudios abordan es realmente el sistema alimentario mundial: todo lo que tiene que ver con el cultivo de alimentos, pero también el impacto que tiene social, medioambiental y económicamente en todo el mundo. Trabajamos con comunidades indígenas y aprendimos sobre las leyes de inmigración en todo el mundo con diferentes políticas comerciales, vinculándolas a la ecología de la tierra, cómo construimos las culturas y cómo éstas se han desplazado por el mundo. Esa es la parte de la movilidad: cómo los cultivos se han desplazado por el mundo y han creado la extensión de las culturas. Por ejemplo, el tomate en grano de América se ha trasladado a Italia, y ahora se conoce como algo italiano, pero en realidad no es italiano, es originario de América.

Y lo que ocurre después es cómo la cultura se ha industrializado y se utiliza para vendernos productos que son totalmente industriales, pero que siguen teniendo esa capa cultural, creando entornos en los que no cuestionamos nada de eso.

Los jardines nos devuelven a la tierra, y se puede ser muy metafórico con ello, pero nos devuelven literalmente a la tierra y a la procedencia de nuestros alimentos.

Nos hemos distanciado tanto de todo el proceso de alimentarnos que ni siquiera sabemos de dónde vienen las cosas, cómo se cultivan y qué hace falta para cultivar alimentos.

Siempre existe la expectativa de que la comida tiene que ser barata. Pero no se piensa realmente por qué es barato, porque estamos explotando a las personas que cultivan los alimentos.

También es una forma de ayudar a sanar la tierra que estamos destruyendo. Los jardines son espacios donde podemos aprender, o reaprender, a entrar en contacto con aquello que es muy central para el ser humano. No tenemos ninguna conexión con nuestra comida, sobre todo si vivimos en la ciudad. Los huertos devuelven a la gente el poder de poner en nuestro cuerpo alimentos sanos y nutritivos. Proporciona soberanía, especialmente en los barrios donde la única comida que se encuentra está diseñada para mantener a la gente insana. La jardinería recupera la soberanía alimentaria: no es un privilegio tener buenos alimentos, es nuestro derecho.

Cuanto más conectemos con la comprensión de que no estamos por encima del sistema, que formamos parte de todo el ecosistema y que lo que hacemos aquí afecta a muchas partes del ecosistema, más esperanza tendremos de entender que también tenemos que luchar.

Creo que se trata de despertar esa pizca de curiosidad que todos necesitamos.

DUG trabaja para dar a la gente la oportunidad de conectarse y cultivar sus propios alimentos, compartiendo los recursos que tenemos y educando sobre por qué necesitamos protegerlos, y tal vez despertando la curiosidad de saber qué más hay ahí fuera.

También está la parte educativa: creo que para mí, concretamente, estar en la educación de los jóvenes es mostrar que la próxima generación puede ser más reflexiva a la hora de conectar con la tierra y con nuestros alimentos. Cuando resulta difícil hablar de este tipo de cosas, la gente tiende a cerrarse en banda, no quiere hablar de ello, le resulta incómodo. Por eso es importante ajardinar, la gente puede ver su mayor impacto. Saca a la luz una humanidad más amplia y compartida que podemos ver; formamos parte de una comunidad.

Cuando cultivamos alimentos o cuando cocinamos, queremos compartirlos con la gente. La comida es fundamental para nuestra existencia humana y forma parte de nuestro mundo y de nuestras vidas, pero se nos olvida.

Los jardines nos ayudan a recuperar eso. Si podemos cultivar nuestros alimentos, cocinarlos y compartirlos con la gente, eso en sí mismo hace aflorar esa naturaleza comunitaria que está muy arraigada en nosotros.

Esperamos que los jóvenes con los que trabajamos se lleven a casa las plantas o los conocimientos que compartimos con ellos, y que luego transmitan a sus padres su entusiasmo y curiosidad por su plantita, por cómo pusieron la semilla en la tierra y por cómo ha crecido ahora. A cualquier edad se puede despertar esa emoción de ‘tuve una semilla y ahora es una zanahoria’.

Ahora mismo, tengo unas 20 plantitas de guisantes en mis macetas. Me encantan los guisantes porque parecen muy simpáticos. A medida que crecen, tienen estos pequeños zarcillos y parece que tienen una pequeña falda, así que cuando el viento las golpea, parecen pequeñas mariposas, y luego tienen estas pequeñas flores silvestres. A veces tienen florecillas rosas, según la variedad, y de la flor salen vainas de guisantes. Me encantan, son preciosas. Me sonríen. Es una monada.

Para quien se inicie en la jardinería, mi consejo es que plante cosas que le guste comer. Tampoco tengas miedo de que las cosas mueran. Aprenderás, no te desanimes.

Algunos años serán geniales, otros no. Y eso no determina tu habilidad como jardinero, así que en lugar de tomártelo como un fracaso, tómatelo como una experiencia de aprendizaje. Acepta cualquier resultado e intenta sentir curiosidad por saber por qué ha ocurrido. Y puedes hacer los cambios que necesites para el próximo año, puedes convertirlo en una práctica para toda la vida.

Más caras de DUG

Los rostros de DUG
agosto 21, 2020

Inspirar la curiosidad a lo largo de toda la vida a través de la jardinería

"Lo que más me gusta del huerto es ver crecer las verduras. Estamos cultivando tomates, pepinos y en la parte de atrás hay brócoli. También cultivamos rábanos, pimientos y cebollas.…
Los rostros de DUG
agosto 12, 2020

Enseñar a las nuevas generaciones la magia de la jardinería

"Creo que cada momento es un momento de enseñanza. Conseguir que los niños vean el mundo de otra manera es algo fascinante. Cada vez que consigues que un solo niño…
Los rostros de DUG
noviembre 7, 2020

Jardinería para el bienestar mental

"Mi familia tenía un huerto en el sur de Luisiana. Desde pequeña me encantaba cosechar, regar y ver crecer nuestras plantas. En la universidad, construí camas elevadas y cultivé la…
Los rostros de DUG
enero 11, 2022

Compostar con los niños

A mi abuelo paterno le encantaba el jardín y tenía un talento extraordinario para la jardinería. Podía arrojar semillas a la tierra, y he aquí que crecería, fuera lo que…